El Espíritu Laboral (Parte I)

Por fin encontré una banca desocupada y a la sombra. Si supiese medir largas distancias estaría asombrado de cuantos kilómetros he recorrido a pie. Todo empezó ayer cuando estaba en una capacitación para aprender a reponer productos en un supermercado. Fue la desesperación! Ocho horas escuchando a un gurú de la reposición de productos alimenticios, era capaz de nombrarlos uno por uno y en orden alfabético. Tallarines, arroz, azúcar, leche, yogur, jugos, bebidas, sopas, cremas, etc… y por cada producto nombrado hacía una pausa para nombrar cada una de las marcas encargadas de la producción de cada producto, era un espectáculo. Mientras escuchaba me preguntaba cómo pasar esa experiencia a texto y hacerlo divertido, o interesante por lo menos. Simplemente me resultaba imposible.

Los otros postulantes(y posibles futuros compañeros de trabajo) no tenían nada interesante que pueda contar, excepto un tipo que jugaba con saliva y experimentaba nuevos sonidos con su boca(educación pública). Quien más destacaba era quien hacía la instrucción, un tipo simpático que tenia grabado en la memoria uno o dos chistes por cada producto que nombraba. También se daba el tiempo para contar detalles de su vida: trabajó durante cinco años reponiendo productos en todos los supermercados de la región, tiempo en el cual se capacitó en diplomados y seminarios sobre el arte del merchandising. Qué vida! Podría sentirme satisfecho con una vida así? No!, No! y No! Hasta una vida en la pobreza me parece más noble. Me asombré cuando le dijo a la clase que antes había trabajado durante seis años en la fuerza aérea, nunca mejor dicho “la guinda de la torta”. Que antítesis representaba su vida en comparación a la mía, pero aún así era él quien tenía el dinero en los bolsillos y el que escuchaba sentado con cara de “no me puede interesar menos” era yo. Así llegó el fin de esa capacitación y tan solo faltaba esperar los contratos para firmar. Aproveché esos minutos de pausa para salir de la sala(y dejar de escuchar al tipo de la saliva y los sonidos experimentales) y respirar la ilusión de libertad. Mientras me revolcaba en mi fantasía de oxígeno sonó mi teléfono. Al contestar me habla una chica al otro lado de la línea con un color de voz tan agradable que parecía perfecta para asimilarla en mi fantasía. Me hablaba sobre una entrevista de trabajo para mañana para trabajar como vendedor de productos electrónicos. Le mencioné que encontré muy buena la idea de la entrevista para mañana, pero significaba largarme de ese lugar y aceptar haber perdido ocho horas de mi vida(y parte de mi espíritu laboral) en esa capacitación sin interés para ningún mortal que aprecie el arte y no tanto el dinero. Aún no tomaba la decisión por completo, pero ya estaba estaba afuera del edificio y camino al hogar.

04/04/2011

=-=-=-=-=
Powered by Blogilo

Anuncios
Esta entrada fue publicada en caminar, escribir, historias, trabajo y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s