Chicas que escriben

Siempre he esperado encontrar a una chica que escriba como una perra. Sería un deleite de estilo grandioso. Por lo general conozco chicas que pueden escribir muy bien, pero sin pasión, violencia, irreverencia, humor ni alguna de esas características tan propias de escritores que viven como escriben. La única voluntad que he visto en chicas que escriben radica en la ternura, el amor, los sentimientos más comunes, la depresión incluso.

Una sociedad donde cada uno puede escribir su vida, hacer el ejercicio diario de pasar a letras la vida misma sería un lindo experimento para con tus amigos, tu vecino y quien sea que tengas ganas de conocer más a fondo. Pero cómo decirles que no se tomen tan en serio escribir para que empiecen a escribir? Por lo general la gente que dice querer escribir algún día, pero siempre da como excusa el no empezar por el simple hecho de escribir mal. Osea, yo creo que escribo mal y dudo que muchos hayan llegado hasta estas precisas líneas sin haberse aburrido o simplemente renunciado a la empresa de leer más de 100 palabras de un individuo que posiblemente no conocen(o que efectivamente no conocen). Lo mal escrito hasta puede resultar más interesante, también lo puede ser descubrir nuevas formas de hacer o “puntos de vista desacostumbrados”(me encanta esa frase). En el post anterior comentaba mi aventura de desempleado por las calles de Santiago y cómo solucioné, e incluso le saqué provecho, a una instancia que me tenía tan “palpico”.

“Volviendo al tema principal, chicas que escriben”. Así iba a continuar este párrafo para volver con la idea principal, pero soy tan volátil! Puedo empezar con una idea y terminar en otro extremo. Supongo que eso le sucede a todo el mundo y es gracias a la práctica de escribir que se puede solucionar. Ordenar las ideas.

Una chica que escriba por escribir sin temor al ridículo ni a la crítica(esa fundación que se ha instalado en el inconsciente colectivo para quedarse por mucho tiempo). Esa puede ser una de las razones de que existan chicas que no escriben o que escriben para ellas, como una terapia personal donde la privacidad de sus escritos sean la base de su existencia. Ahora estoy con una chica que escribe, y lo hace bastante bien. Cuando la conocí escribía bastante y tenia un blog con muchos más lectores de los que jamás pueda llegar a tener éste. C. escribe como una chica, con todas sus características(introspectiva, tímida y con buen gusto), pero faltaba algo así como un escribir mal, rebeldía quizás, no escribir bien para agradar al lector a la primera sino que molestar en ciertos momentos. C. ya no escribe. Esta en un momento donde la escritura dejó de ser una necesidad inmediata y sanadora como lo pudo ser en el pasado cercano. C. esta en otras cosas, tiene otros proyectos que en la pŕactica se alejan de lo que podría llegar a hacer. A C. le presté uno de mis libros favoritos, por lo menos en lo que va de este año, Big Sur de Miller. A C. le ha encantado, quizás cuando nos juntemos Big Sur pase a ser parte un tema recurrente en nuestras charlas y espero que la incentive a volver a escribir. Si hay chicas a las cuales quisiera leer C. esta en primera fila.

=-=-=-=-=

Powered by Blogilo

Anuncios
Esta entrada fue publicada en C., chicas, escribir. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s